El mundo cambia cada vez más rápido. De igual manera que la moda cambia por temporadas el diseño está cambiando en ciclos cada vez más cortos lo cual requiere de una sensibilidad al movimiento de la que muchas webs adolecen. La navegación por internet se ha convertido en una experiencia para los usuarios, una experiencia que va un paso más allá del contenido que ofrece la televisión o los videojuegos de tal manera que no es aconsejable dejar de lado las mecánicas de juego, diseño y contenido como tampoco la interacción con el usuario y su capacidad de elección en menos de tres segundos.

No obstante, aunque los tiempos corren, el pensamiento y su mensaje han de ir consolidándose y para ello es necesario más que sensibilidad para el cambio, sensibilidad para encontrar el lugar donde deseas posicionarte.

En SAO Branding pensamos antes que actuamos y hemos analizado las mecánicas y comunicaciones online para ofrecer el mejor rendimiento a nuestros clientes haciendo de mensajes con valor, de buenas ideas, experiencias únicas:

  • Lo primero es el porqué. Si tu mensaje no da respuesta a las necesidades de tus clientes potenciales, apaga y vámonos. Aunque no siempre es fácil encontrar la esencia de lo que somos y transmitirlo de la forma más pura a nuestros clientes y ello requiere análisis e introspección. Ahora bien, puedes tener clara tu filosofía pero si tus mensajes son opacos y no van al grano, no llegarás a tus usuarios. Para ello es necesario hilar fino el discurso.
  •  Si en vez de tener una web parece que tienes un Billboard, una valla publicitaria y si tus banners y desplegables son excesivamente invasivos el cliente se sentirá intimidado y huirá corriendo. La sutileza es elegancia y buen hacer. Igual que los banners invasivos, si tu web tiene música y se activa cada vez que abres la página generalmente disturba y embarriza la experiencia como usuario. El uso del audio requiere también mucho conocimiento.
  • Si tienes una página excesivamente laberíntica, o con buscadores inconexos. No hay nada más frustrante y desesperante que poner en el buscador una cosa y no encontrar nada. Las páginas “Not found” o “Error 404” se han convertido en el enemigo para la experiencia de usuario.
  • Si tienes largos y tediosos formularios de contacto con casillas infinitas. ¿De verdad es necesaria taaaanta información? A no ser que seas un organismo público, trata de evitar la información redundante. Generalmente rellenar un formulario no suele ser plato de gusto para nadie, y si lo hace porque le gusta lo que vendes o transmites, sigue en la línea de hacerlo lo mas ameno posible.
  • Si tu página tarda horas en cargar. Ya no hay excusas, con la llegada de la fibra óptica y el 4G es raro que una página tarde mucho en cargar. Si la tuya lo hace es porque no has optimizado tu material y encima estarás ocasionando un gran impacto de carbono al medioambiente. Atrévete con el diseño low carbon.
  • En cuanto a la estética, si la gama de colores de tu web parece un circo, si es un arcoíris de colores sin sentido y no has definido tu mensaje asociado a la psicología del color, es un grave error. Tendemos a preferir la simpleza antes que la saturación de color. Igual que no hay que saturar con imagen y color, es necesario hacer un buen uso del blanco. Además de limpieza, organización, aportará más claridad a tus mensajes y dará la sensación de mayor despeje, de que tienes las ideas claras.
  • Siguiendo con el plano estético, si el diseño de tu web posee demasiadas aristas y vértices y es demasiado “rígido” dará la sensación de haberse quedado obsoleto. Las nuevas filosofías líquidas y gracias al pensamiento de varios filósofos en tendencia, nos advierten de que en la era posmoderna en la que vivimos tendemos a evitar visualmente todo lo que tenga que ver con lo punzante, los cortes, los ángulos excesivamente marcados.
  • Si no tienes clara la disposición de tu producto. La estética puede variar, pero si no ofreces tu producto de una forma organizada e intuitiva rara vez conseguirás clicks de venta. Por otra parte uno de los errores más comunes de las webs es que tu contenido no sea responsive, es decir, que el diseño de tu web no se adapte al dispositivo que estás utilizando (móvil, tableta, ordenador).
  • Si tu manera de captar clientes no pasa por la gamificación perderás unas cuantas balas. Está comprobado que la mejor manera de captar clientes o de fidelizarlos pasa con este tipo de experiencias de gamificación.
  • Si tu página web no comienza con https. Las webs para evitar problemas de hackeo y seguridad si no comienzan por https estarán expuestas a mayores peligros y no serán fiables para los clientes.
  • Si no controlas o no tienes ni idea de lo que es el SEO, es un error porque para los clientes, si no estás bien posicionado en los buscadores de referencia (Google, Yahoo, etc.) será percibido como un síntoma de que tu calidad es menor. Cuanto más arriba, mejor y para ello es necesario un buen posicionamiento SEO.

Probablemente si cumples al menos tres de las siguientes características no estés generando confianza y credibilidad en tus clientes y, consecuentemente, tu impacto previsto o número de ventas esté decreciendo exponencialmente. No pierdas más tiempo e invierte en métodos bien penSAOs.